5 pasos para ser un gilipollas como Risto Mejide

Escribo este artículo con la intención de recomendarte la lectura de Annoyomics, el último libro de Risto Mejide (@RistoMejide). Pues vaya forma de recomendar un libro —estarás pensando—, llamando gilipollas al autor. Pero la pregunta es: ¿Y si el objetivo vital de Risto Mejide es conseguir ser un gilipollas?

Según la RAE, gilipollas es un adjetivo vulgar sinónimo de tonto o lelo. Adjetivos en cualquier caso muy alejados del concepto que tengo del Sr. Mejide. Pero habitualmente utilizamos este palabro bien sin conocer realmente sus acepciones o bien, y este es el caso, para autolicenciarnos la agredir dialéctica a una persona como Risto. Es más, diría que el hecho de que Risto haya nacido antes de la inclusión del término en el Diccionario de la Lengua Española no es casualidad.

Annoyomics. 5 pasos para ser un gilipollas como Risto Mejide. Comprar libro en Amazon

Annoyomics. El arte de molestar para ganar dinero, es un manual para irritar las carteras, una suerte de marketing del pueblo, un revelador y quizá superficial estudio de casos molestos y sus resultados empresariales en el que el mejor ejemplo es el propio Risto Mejide y el relato e intimidades de su paso por Operación Triunfo.

Annoyomics es una apología de la mosca cojonera aplicada al marketing de los negocios. A lo largo de más de 250 páginas, numeradas al revés para tocar los genitales al lector, Risto desarrolla un método para lograr notoriedad y atención en los negocios basándose en una molestia inteligente. Un método que bien podría haber denominado marketing de los pobres y utilizar la mitad de papel para contarlo, pero ha preferido rellenar el libro de decenas de ejemplos para talar más árboles, por aquello de ser fiel a sí mismo.

Unos pensarán que se trata de una filosofía no apta para mediocres, para neutrales que diría Valdano, para reservados, para los que tienen miedo a caer mal o al qué dirán. Otros pensarán que Annoyomics no es lo más indicado para los que tienen un buen producto, son elegantes comunicándolo, tienen un plan, y gustan del trabajo como método para alcanzar el éxito. En algún sitio he leído que el método Mejide es ideal para vender humo. Y quizá no les falte razón. Pero antes de juzgar, lee.

[box]Lectura recomendada: «Los 10 libros que me hicieron así».[/box]

Siento cierta admiración por Risto y su escuela, de hecho algo similar al método Annoyomics supone el HiperEngagement, y no puedo estar más en sintonía con su planteamiento del error como forma de vida: «Sólo el necio acepta una victoria inmaculada. ¿Quién sabe adónde habría llegado Colón de haber sabido que aquello era América?«. Entonces, ¿por qué gilipollas? Porque Risto lo vale, porque se lo ha ganado a pulso. Porque Mejide lleva tiempo trabajando laboriosamente en ello y ha conseguido su objetivo con creces.

Si fuese un buen discípulo del molesto español ahora mismo a ti te destriparía el libro y a él la cartera. Bueno, siendo sensatos para esto necesitaría además su legión de seguidores. De todos modos no lo voy a hacer, pero sí te adelantaré los 5 pasos del método Annoyomics y algún ejemplo apuntado en el libro:

Método Annoyomics en 5 pasos

  1. Elige tu rareza (con qué). Si bien en este paso no inventa nada nuevo ya que se trata de unos de los principios del marketing, diferenciación, quizá sí prioriza aspectos clave en dicho proceso, como elegir la diferencia que más polarice (recuerda el HiperEngagement), la más novedosa, la más molesta o la menos común.
    Un buen ejemplo de molestia polarizante y que mucha gente está dispuesta a evitar es el Hans Brinker Budget Hotel. Situado en el centro de Ámsterdam es quizá el hotel más guarro del mundo. Su lema es: «la suciedad es buena para tu sistema inmunológico», y por si no te parece suficientemente sucio te entregan en recepción una bolsa con pelos, uñas y polvo.
  2. Identifica un enemigo (contra quién). Este capítulo  comienza con una frase de Camilo José Cela que no puede ser más reveladora: «Dedico esta edición a mis enemigos, que tanto me han ayudado en mi carrera». De nada sirve la molestia genérica, del mismo modo que no se puede vender a todo el mundo, tampoco se puede molestar a la humanidad en general. Según Risto y Don Camilo, un buen enemigo puede ser tu mejor aliado, pero has de identificarlo de forma precisa para minimizar los daños colaterales.
    El mundo de las grandes marcas está tremendamente polarizado, o eres de Mou e eres de Pep (yo soy muy de Pep), Mac o PC, Pepsi o Coca-Cola, Nesquik o Cola-Cao… Estas rivalidades crean tribus de fans, fidelidad, controversia, conversación, publicity, y cómo no ventas.
    Como muestra de elección de enemigo tenemos el caso de New Coke, fiasco de Coca-Cola en los 80 a partir del Pepsi Challenge,  u otro hotel, el primer Hotel Divorcio del mundo. Ofrecen a sus huéspedes un paquete especial por el que se concentran en un fin de semana todos los trámites y negociaciones de este engorroso proceso.
  3. Formatea tu molestia (cómo). Aquí se trata de darle forma a la molestia: producto, servicio, campaña, teoría, personaje…
    Un gran ejemplo de personaje hecho molestia es José Mourinho. Hace tiempo ya escribí sobre lo avanzados que iban sus estudios sobre el método Annoyomics, incluso antes de ser publicado el libro aquí recomendado.
  4. Gradua tu molestia (cuánto). «… Hay una narrativa dominante que no puede ser desafiada sin caer en el mal gusto, la subversión o la perversión, sin ser un traidor a la sociedad. Con algunas cosas no se juega…» Dependiendo de los objetivos buscados has de graduar la intensidad, implicación y extensión de la molestia para no pasarte ni quedarte corto. Ambas situaciones serán mortales para tu estrategia.
  5. Dispara tu molestia (dónde). Llegamos al último y decisivo paso. Ya que has decidido molestar, para no caer en el ridículo más espantoso, has de asegurarte de que tu molestia sea inevitable, que tu enemigo se vea obligado a sufrirte. Que sea imprevisible y que sea imprescindible.

Suscripci—n al Blog del Emprendedor Primerizo

Mediante todos los ejemplos utilizados en el libro,  Risto Mejide llega a un último capítulo llamado «Conclusión«, el capítulo más preciso y aprovechable que he leído nunca. Ahí lo dejo.

Como resumen transcribo la bio de @RistoMejide en Twitter, una frase de Michael Crichton que ha convertido en religión:

Si cuando hablas nadie se molesta, eso es que no has dicho absolutamente nada

Por último quisiera decir dos cosas. Primero, el que Risto pretendía fuese el toque maestro del libro, el formato físico del mismo que iba a desequilibrar mi estantería, ha sido un fracaso. Ver fotografía 😉

Y segundo, de la vida y milagros del siguiente tuit depende la credibilidad y el grado de recomendación de Annoyomics. En cierta medida ambas deberían ser directamente proporcionales.

13 comentarios en «5 pasos para ser un gilipollas como Risto Mejide»

  1. Pingback: Bitacoras.com
  2. Me encanta este post… y lo digo con idea de molestar 😉

    por crear cierta controversia… ¿qué hacemos si no tenemos polo opuesto? ¿inventamos uno?

    Cuando uno es lo suficientemente inovador para llegar a crear… ¿tiene que crear ese polo opuesto? ¿o puede esperar a que venga algun ‘enemigo’ y lo invente?

    Responder
    • No se trata de inventar nada. Se trata de mirar dentro de ti y encontrar ese rasgo que te hace diferente, todos lo tenemos.

      A partir de ahí, Risto ofrece a lo largo del libro atributos que hacen que esa diferencia genere dinero/controversia.

      Responder
  3. Pues si te dijo la verdad el echo de que aya leído este post es por el titulo, cosa que me parece que haz utilizado la misma técnica que se explica en el . O sea causar molestia. Personalmente el libro me gusto mucho y algunas anécdotas sobre todo la parte donde tiene el enfrentamiento con Jesús Vazquez no tiene desperdicio.

    Responder

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies