3 razones irrefutables para trabajar tu marca personal

3 razones irrefutables para trabajar tu marca personal. Barack Obama3 razones irrefutables para trabajar tu marca personal.- Dicen los sociólogos que la economía del bienestar tal como la conocemos —perdona, me estoy partiendo de risa— no tardará en desaparecer. Los empresarios cambiarán el ancestral contrato indefinido por las contrataciones temporales. Te valorarán por logros no por currículo, te contratarán por proyecto y cobrarás en base a objetivos. Se fijarán muy mucho en tu marca personal y si desempeñas con prestancia y diligencia tu cometido quizá, solo quizá, te vuelvan a llamar en un futuro. Hay que ver lo feas que se están poniendo las cosas para el vago español —bienvenida sea la crisis, que me perdonen los justos.

En este contexto coincidirás conmigo en que, llegado el momento, el que tenga currículo, talento y seriedad sobrevivirá, y el que no, dudo que pueda vivir del despropósito ese llamado prestación “vacacional” por desempleo —el que quiera entenderlo que lo entienda, y el obtuso que proteste—. Ojo, cuando hablo de currículo y talento no me refiero a tu perfil en Linkedin o similares. ¿Nos entendemos no? Me refiero a tu Marca Personal. Y por si todavía no tienes clara su importancia te mostraré a continuación 3 razones que te convencerán.

Pero antes, no podría seguir hablando de marca personal sin mencionar a Andrés Pérez Ortega (@marcapersonal). Si quieres aprender sobre esto, pásate por su blog, mucho más barato que la universidad, e infinitamente más efectivo. Pero quizá te parezca demasiado serio. En ese caso te ofrezco otro plan en un solo post: Aprende marca personal visualmente y de forma intuitiva de la mano de Scarlett Johansson y El Dioni.

3 razones para trabajar tu marca personal

Sin más dilación vamos con las 3 razones que te prometí, espero no te sientas estafado —en este caso ya estarás más que acostumbrado— pues la primera ya te la he contado.

1) La necesidad. Te han quitado la red

Como ya habrás intuido, la impostora seguridad que ofrece una nómina a fin de mes se encuentra en vías de extinción. No vimos la flecha hasta que olimos a sangre y nos palpamos la herida, y aun así dudo que hayamos entendido las lecciones que nos regala la contienda.

En todo caso, la necesidad obliga, todos nos volvemos inteligentes y los empresarios deciden no gastar/invertir más que en aquello con retorno seguro, y un sueldo cada vez es más inseguro, dicho esto en todos los sentidos.

Hace algunos años me encontraba yo subcontratado por una UTE para la construcción de la M50 en Madrid. Era el único freelance —algo similar— entre toda una plantilla de más o menos 20 topógrafos de diversas empresas: OHL, FCC, Dragados, etc.  Un día se me ocurrió preguntar por qué de entre 20 topógrafos de empresa había solo uno subcontratado, yo en este caso. —Porque alguien tiene que salir al campo cuando llueve —me espetaron sin reparos. A buen entendedor pocas palabras bastan.

Y es que en un futuro no muy lejano quizá ningún empresario quiera pagarnos la hora del café, o las vacaciones o las llamadas telefónicas a casa. Pero sin embargo sí estarán bien retribuidos los proyectos de valor y los profesionales que se hayan labrado a pulso una buena y relevante marca personal.

En definitiva, aquellos profesionales que aseguren un buen retorno puntual al empresario serán contratados o podrán vivir de su talento por su cuenta. Por tanto, ante la ausencia de red protectora y seguridad externa, será crucial contar con una buena y relevante marca personal, con cierta estrategia de marketing y con una comunicación profesional.

2) La obligación. Has nacido con marca personal

Todos hemos nacido con marca personal y la llevamos encima como los años. No es una opción quitárnosla. Para bien o para mal  tienes tu propia marca personal y te acompañará toda la vida. 

Tengo un amigo tuitero pasivo y cuando le preguntas por qué no tuitea suele responder con un “yo no tengo nada que vender, me basta con mirar”. Craso error. Todos tenemos algo que vender. Cada vez que pedimos un favor, cada vez que protestamos por una comisión bancaria, cada vez que pedimos un teléfono nuevo por los puntos, cada vez que llevamos a los niños al colegio, cada vez que pedimos la tercera ronda de cervezas, cada vez que invitamos a los amigos a cenar, cada vez… que respiramos nos estamos vendiendo y estamos trabajando en nuestra marca personal.

Suscripción al Blog del Emprendedor Primerizo

3) La elección. El juego ha comenzado. ¡Espabila!

Primero hemos visto la necesidad de tener una buena marca personal para vivir el presente/futuro. Y luego hemos visto que, para bien o para mal, ya tenemos marca personal pues nacemos con ella. En sencillo deducir la tercera razón, para mi la más importante, para obligarnos a trabajar en nuestra marca personal. Y es que ya lo estamos haciendo.

Tardarás toda la vida en construir una gran marca personal pero puedes destruirla en unos segundos

Tuitea la frase anterior… 

Nuestra ropa, nuestro olor, forma de andar, gestos, miradas, formación, profesión, vocabulario, actitudes, aptitudes, redes sociales, blogs por supuesto, eventos a los que asistimos, música que escuchamos, libros que leemos, etc, etc. Todo, absolutamente todo forma parte de nuestra marca personal y podemos, y debemos, controlarlo o conducirlo. 

Necesitamos una buena marca personal. Tenemos marca personal y trabajamos en ella, al menos de forma inconsciente. Pues ya que necesitamos una marca personal, la tenemos y la trabajamos, vamos a hacerlo bien, de forma proactiva y controlada. La forma de trabajar una marca personal es muy similar a la metodología seguida para con una marca comercial, no es sencillo, pero… ¿hay algo que sí lo sea y que merezca la pena?

De todos modos no se trata de construir marcas personales tan fuertes como las de Risto Mejide, Scarlett Johansson, Mourinho o Belén Esteban, con no destruir la que traemos de serie ya habríamos dado un gran paso. De ahí en adelante te aconsejo leer a Andrés Pérez Ortega.

No olvides que la marca personal te la regalan cuando naces y la llevas puesta hasta que mueres. Tardarás toda la vida en construir una gran marca personal pero puedes destruirla en unos segundos. Valórala convenientemente, fórmate y ponte a trabajar (bien) en ella.

Imagen: Tony Fischer Photography vía Compfight cc

email

, ,

8 Responses to 3 razones irrefutables para trabajar tu marca personal

  1. Juan Rubalcava 16/06/2013 at 08:58 #

    De lo mejor que has escrito Orlando! Bien lo has dicho! “el que quiera entenderlo que lo entienda, y el obtuso que proteste”

  2. José Enrique 17/06/2013 at 17:20 #

    Si te pasas con esto te vuelves idiota o paranoico… y eso también que avisarlo, ¿no?

    La marca personal es una marca (con lo que eso quiere decir) y, además es personal… o sea, tuya: intransferible.

    Lo primero es estar contento con uno mismo y no inventarse un personaje de zarzuela…

  3. June V. Kemp 18/06/2013 at 11:11 #

    El contenido original es imprescindible para crear nuestra marca personal, compartiéndolo en las diferentes plataformas con una voz adecuada a cada una.

Trackbacks/Pingbacks

  1. Bitacoras.com - 12/06/2013

    Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: 3 razones irrefutables para trabajar tu marca personal.- Dicen los sociólogos que la economía del bienestar tal como la conocemos —perdona, me estoy partiendo de risa— no tardará en desaparecer. Los empresarios cambia……

  2. Marta Sánchez, una mujer perdida, una marca personal desaprovechada - 23/12/2013

    […] ya se ha mencionado en este blog, lo mejor y lo peor de una marca personal es que siempre la llevas contigo. Has de cuidar cada uno de tus pasos porque todos ellos tienen cierta influencia en tu marca y por […]

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR