Social Media para Carniceros

Social Media para CarnicerosSocial Media para Carniceros.- ¿Acaso cuando un cliente entra en tu carnicería te tapas la boca y le hablas por signos? Puedo imaginar cómo mueves la cabeza de izquierda a derecha mientras piensas que soy gilipollas. Pues permíteme que te diga que si estás leyendo este artículo es porque sí, le hablas a tus clientes por signos, o dicho de otro modo más correcto, no utilizas todos los canales de comunicación disponibles, y que te ayudarían a vender más croquetas de pollo.

Toda comunicación consta de 4 elementos: emisor, receptor, canal y mensaje. Supongamos que tú, como tendero, empresario, y en este caso carnicero, eres el emisor, y quieres transmitir un mensaje a los receptores, o sea, tus clientes.

Para ello utilizas, normalmente, varios canales. Pero… ¿utilizas los canales adecuados? Evidentemente no te taparás la boca, es decir, el canal voz-oral seguro que lo utilizas, y bien.

Quizá utilices, además, medios de comunicación tradicionales como la radio, prensa escrita, publicaciones locales, folletos, programas de festejos… en fin, por canales no será.

Es posible que ya utilices las redes sociales, porque sí, las redes sociales son simplemente otro canal de comunicación más. Los más avezados incluso tendrán un blog, cosa muy recomendable. Y sí, un blog es otro canal de comunicación, el que con más ímpetu te recomiendo, si es que se puede hacer una recomendación de forma tan genérica.

Social Media entre cuchillos carniceros

«Social Media para Carniceros» es un post sobre las formas de utilizar SM en tiendas tradicionales, no necesariamente carnicerías, aunque hablaremos de herramientas SM que metafóricamente relacionaremos y clarificaremos utilizando una carnicería como ejemplo real.

En este caso nos moveremos entre carne picada, pimentón y cuchillos afilados. Demostraremos que esto de las redes sociales no solo es de utilidad para Coca-Cola. Es más, diría que en un futuro no muy lejano, cuando disfrutemos de una verdadera democracia cultural online, Coca-Cola, dado nuestro hastío, se verá obligada a innovar y buscar nuevas fórmulas de comunicación —al menos esta lo conseguirá—, mientras el carnicero de la esquina, si hoy hace una buena siembra, y la abona convenientemente, podrá recoger sus frutos locales. En la utilidad está el éxito. Consigue ser de utilidad para tus clientes… y venderás más croquetas de pollo.

Estas son algunas de las técnicas que puedes utilizar para aderezar tu pinchos morunos:

1) Comunicación directa – atención al cliente

Todos tenemos dudas y preguntas que hacer al carnicero. Por este canal podrías responderlas directamente, rápido, sin tiempo de espera para el cliente.

Viernes noche. Son las 19:30, media hora antes del cierre, y me acabo de dar cuenta de que no tengo carne picada suficiente para las albóndigas que voy a hacer para la cena.

—Pepe. ¿Te queda carne picada? —le pregunto a mi carnicero preferido, es mi salvación.

—Me queda 1/2 Kg. ¿Te la guardo? 

—Sí. Guárdamela. Bajo en 5 min —llevaba mucho tiempo esperando esta cita, y no es que me sobren oportunidades. Pepe y Twitter han salvado mi relación en más de una ocasión.

2) Piensa global, actúa local

Difunde tu filosofía diferencial al mundo y obtendrás la recompensa localmente. Nunca has oído aquello de que «nadie es profeta en su tierra». Esa frase, llevada al mundo del chuletón sería algo similar a esto, «cuando seas reconocido en la nube te valorarán en la calle», o lo que es lo mismo, «donde comen 100, come tú también».

—María, ¿sabes que Pepe, el carnicero, tiene más de 5.000 fologüers en Tuiter?

—No lo sabía. ¿Y eso qué significa? —preguntó María desconcertada, y sin saber si quiera si Twitter era un ternero o una nueva marca de cuchillos.

 —Pues que tiene las mejores croquetas del mundo, ahí donde lo ves. Y las envía onlain a to’er mundo.

3) No vendas chuletón de rubia gallega, vende chuletón de rubia gallega con guarnición de brócoli y queso de Arzúa

Facilita la vida a tu cliente. Chuletones, salchichas y carne picada los venden en todas las carnicerías, si le das el menú del día sin que tenga que pensar serás único e incomparable. Podrías planificar un menú semanal basado en tu producto en stock y comunicarlo a diario.

—Buenos días vecino. Soy Pepe, el carnicero. ¿No sabes qué hacer para comer? Hoy cocinamos chuletón de rubia gallega con guarnición de brócoli y queso de Arzúa

Reduce esto a 140 caracteres, acorta el link a la receta en tu blog y no olvides buscar un buen proveedor de quesos y demás ingredientes para tus recetas.

Ahh! Revisa el funcionamiento del cross selling o venta cruzada.

4) El Social Media no es una sala de estar, sino un medio para comunicarSE

SM es un canal de comunicación más. Recuerda, comunicación es cuando existe un emisor y un receptor. No cometas el error de comunicar tú solo, es muy aburrido hablar cuando nadie te escucha. Busca siempre el diálogo.

De la misma manera que hablas a tus X clientes cuando entran en tu carnicería, también debes hablar con tus (X+infinito) clientes que comen carne en el mundo. Probablemente (X+Y) clientes a los que llegarás nunca te compren, pero quizá (X+Z) sí te acaben comprando una vez te conocen en internet. Y recuerda X<(X+Z)<(X+Y).

Comentarios de una foto cualquiera de Instagram…

—Hoy cocino yo —subtitula Alberto una imagen de una barbacoa, negra, que a duras penas se distingue entre el humo.

—Vaya pinta más buena tiene esa costilla —Comenta Pepe, el carnicero, haciendo un alarde de hipocresía comercial. Y obviando el color oscuro y el olor a chamusquina que casi se puede intuir a través de la pequeña pantalla.

—Estaba buenísima, pero la gente no tenía mucha hambre —Pepe aguanta el envite de Alberto.

—Quizá deberías probar a utilizar costilla sin tanto adobe —por no hablar de utilizar brasas, no llamaradas—. Si quieres te paso una receta casera.

5) Negocios paralelos

Es muy probable (a todos nos ocurre en mayor o menor medida) que la comunicación de tu negocio en medios sociales llegue a oídos de otros negocios afines que requieran tu participación interactiva para generar sinergias en pro del crecimiento común. Algo que se conoce como networking, y que en ocasiones acaba generando negocios paralelos y complementarios que se retroalimentan, favoreciendo, incluso, el crecimiento del negocio matriz, es decir, la carnicería.

—Hola Pepe, ¿quieres impartir la asignatura de Twitter en el curso de Social Media de la academia?

—Pero si yo nunca he estudiado. No tengo ningún título. 

—Ya. Pero vendes más chorizos gracias a Twitter que yo cursos de Social Media.

6) La carne se come por los ojos

Poco que decir. Aunque mucho por cuidar. Aplica aquello de que «una imagen vale más que mil palabras» pero no olvides que «una buena sardina es mejor que una mala langosta». ¿Qué quiere decir esto? Que una buena imagen de un buen solomillo puede entrarme por los ojos y conseguir que me acerque a la carnicería, o te reserve directamente por Facebook o Twitter.

Pero de la misma manera, una mala imagen, cutre, sin color, sin luz, con una bandeja sucia y la carne sin tensión, sin frescura… puede que cierre las puertas de tu carnicería para siempre.

Hagas lo que hagas en redes sociales, procura hacerlo bien. Ten en cuenta que el Social Media es un canal con un tremendo poder de amplificación del error. Es decir, puedes acertar 1.000 veces y llegar a poca gente, pero ten por seguro que si te equivocas en la 1.001 llegarás a todo el mundo. Y la imagen en Social Media es poderosa, para lo bueno y para lo malo.

Por último, utiliza las redes sociales de forma profesional y no para perder el tiempo. Mantén siempre el foco en las ventas y no te pierdas en conversaciones inocuas. A pesar de que no se trata de vender directamente, sino más bien de ayudar a comprar, como mantiene el experto en retail Jacinto Llorca (@jacintollorca), cada acción en Social Media debe tener un significado, un porqué. Cada frase, cada imagen, cada link, debe ser una alfombra roja que lleve a tu carnicería.

Querido Pepe, para terminar te diré que un smartphone y un cuchillo es todo lo que necesitas para triunfar.

Imagen: alvaro tapia hidalgo

email

, , , ,

6 Responses to Social Media para Carniceros

  1. Oier Gorosabel Larrañaga 07/03/2014 at 10:20 #

    Magnífica entrada. La comparto “urbi et orbi”, que se me ocurren varios tenderos que estan muy necesitados de comprender este mensaje.

    • Orlando Cotado 07/03/2014 at 10:24 #

      Gracias Oier.

      Pienso que en ocasiones cometemos el error de intentar imitar a empresas con presupuestos cuyos números se escapan a la razón de un tendero, y claro, luego concluimos que no funcionan y que esto del Social Media es otra burbuja.

      El Social Media no es más que un canal, y cada cual debe usarlo de acuerdo a sus posibilidades, sus objetivos y su ‘tamaño’.

      Saludos y gracias por pasarte por aquí.

  2. José Enrique 11/03/2014 at 12:05 #

    Como siempre, coincidimos en casi todo… muy buen post!

    Sólo matizaría el 2º punto… existe un marketing en medios sociales y de corto alcance: para vender en una carnicería no hacen falta 1.000 fans en facebook; puede que llegue con 100 si te compran.

    Lo del marketing acumulativo es “muy de internet”… y todos nos hemos acostumbrado a contar visitas por millones. Es no es necesario…

    Coca Cola ha “personalizado” 550.000.000 latas con los 122 nombres más comunes en España y Latinoamérica… si por eso de las cuentas de internet hacen falta 1.000 seguidores para “vender” cada lata… ¿cuantos seguidores debería tener Coca Cola en España?

    Coca Cola tiene 80.108.457 de fans en facebook… (a esta hora del día de hoy)

    • Orlando Cotado 11/03/2014 at 15:00 #

      Totalmente de acurdo José Enrique. Y cierto es, que ese “marketing acumulativo” que llamas, no es necesario en muchos casos.

      Pero de lo que habla el 2º punto es, precisamente, del “caché”, quizá/seguro sin sentido, que te podría dar, tal como dice María, tener “más de 5.000 fologüers en Tuiter”. En este caso, no hablaba solo de vender.

      Sor Lucía Caram, una monja de clausura que lleva años ayudando a la gente, y gracias a la cual comen a diario más de 1.600 familias. Era una monja conocida en Cataluña y en las redes sociales. Este fin de semana apareció en el programa de Risto Mejide, unas horas después había ganado más de 1.000 followers en Twitter. Quizá no tenga mucho que ver, pero esto llevado al caso del carnicero, nos puede dar una idea del valor que otorgamos a la notoriedad.

      ¿Injusto? Sí. ¿Irracional? Sí. ¿Necesario? No. Pero es lo que hay.

Trackbacks/Pingbacks

  1. Bitacoras.com - 05/03/2014

    Información Bitacoras.com

    Valora en Bitacoras.com: Social Media para Carniceros.- ¿Acaso cuando un cliente entra en tu carnicería te tapas la boca y le hablas por signos? Puedo imaginar cómo mueves la cabeza de izquierda a derecha mientras piensas que soy gilipollas. Pues …

  2. Pepe, el carnicero, y Vanessa, la community manager - 26/06/2014

    […] es la historia de Pepe, el carnicero con cierto dominio de Twitter al que conocimos vendiendo rubia gallega y comentando recetas de costilla en adobe en Instagram, un adelantado a su tiempo; y de Vanessa, […]

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR