Emprendedores bajo el síndrome Coca-Cola

Este post bien podría haberse titulado «Menos samba y más trabajar» o «Basta ya de pomposas frasecitas y ponte a picar piedra de una vez». Emprendedor, no soy yo la persona más indicada para darte consejos, ni un gran literato para construir gandilocuentes frases, pero como soy un descarado te voy a soltar una:

Y es que hoy precisamente estoy hasta el gorro de ositos amorosos, de frases esperanzadoras, de deseos de felicidad, de actitudes positivas, etc, etc, en las cuales, lo reconozco, también he caído alguna vez.

Harto de leer que tenemos que crear empleo, crecer, confiar, pensar en positivo, apoyar a los emprendedores, bla, bla, bla.

Da la sensación de que el coaching ha venido para cambiar el mundo, y no digo que no contribuya a un (buen) cambio, sin duda lo hará, pero desde luego se ha convertido en el nuevo opio del emprendedor. 

El síndrome Coca-Cola

#ModoIrónicoON. Hoy en día debes tener claro que si eres emprendedor y quieres triunfar debes estar bajo el síndrome Coca-Cola. Debes ser feliz, tener esperanza, confiar en el futuro, parafrasear a kant… Y repito, todo esto también lo he hecho, pero no engrosa mi nómina a fin de mes. 

Los banqueros son tus ángeles de la guarda, las deudas no existen, son los papás, el cliente siempre paga, emprende y serás feliz, la competencia es amiga, el pequeño comercio en A Coruña va bien#ModoIrónicoOFF.

Señores, la teoría ya nos la sabemos, y los que todavía no lo han asumido, no os preocupéis, que por repetirlo cien millones de veces en las cien millones de redes sociales no acabarán asumiéndolo.

Decía mi madre que cuando quieras que alguien haga algo díselo una vez. Si se lo repites machaconamente le estarás creando dudas. 

Dicho esto ya me quedo más tranquilo, y ahora tú mismo. En este post tienes 4 tuits muy claritos que puedes retuitear con tan sólo 2 clicks. Tu sabrás con qué te quedas: actitud, trabajo o actitud+trabajo. 

Suscripción al Blog del Emprendedor Primerizo

Imagen bajo licencia Creative Commons de AJBeanster en Flickr.

15 comentarios en «Emprendedores bajo el síndrome Coca-Cola»

  1. Pingback: Bitacoras.com
  2. Tengo un amigo que se ha metido mucho en el mundo del coaching. La sensación que da desde fuera es que es como una secta. El otro día llevaba una pulsera de goma en la muñeca y cuando tenía pensamientos limitadores (o algo así), la estiraba y se hacía daño en la muñeca. Nos inunda el FB con frases pomposas…

    Responder
  3. Yo también estoy harto de tanto hablar que si ánimo, que si emprende, que si hay que tener una buena sonrisa, que si utiliza el método canvas, … pero como bien dices esto no paga las facturas.

    Al final del día un emprendedor dedica entre el 40-60% del tiempo a tareas del día a día para poder tener listo su negocio, y el resto del tiempo lo dedica realmente a su negocio.

    Lo normal cuando empiezas es ser el hombre orquesta, aunque existan muchas ayudas. Y a los emprendedores primerizos nos vendría mejor el tener algún tipo de reunión (tomando cervezas, o de tapas, …), para tratar nuestros problemas y aprender todos de todos.

    Un saludo gordo, y enhorabuena por el blog.

    Responder
    • @Luis Miguel Delgado Gracias por lo del blog.
      No digo que esa actitud autosugestiva no sea conveniente. Seguro que lo es. Pero como bien dices el día a día ha de «llenarse» en su mayor parte de «tajo»… y lo de las cervecitas lo comparto plenamente.
      Un saludo.

      Responder

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies